Gaggenau
[common.previous]

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

Un icono renacido.
No se pierda ni un solo detalle.

[common.next]

Motivo de inspiración de chef privados y profesionales en casa,
el horno EB ha sido un icono de Gaggenau durante más de 30 años.

Este horno es una prueba de 90 cm de la diferencia que marca Gaggenau, de su herencia y de su espíritu vanguardista tradicional. Salvajemente singular, peculiar y emblemático, es el corazón de la cocina. Es un horno fundamentalmente hecho a mano, en un mundo de electrodomésticos fabricados de forma industrial. La combinación de manos altamente cualificadas con materiales de alta calidad infunde a este horno algo parecido a un alma. Añada a este conjunto un diseño imponente y un rendimiento infalible, y tendrá todos los elementos de un clásico.

Anterior
Siguiente

El EB 333 es un objeto de culto.
Sven Schnee, director de Global Brand Gaggenau.

Sven analiza la forma en que los hornos EB concentran el espíritu de Gaggenau y la popularidad de la que gozan en la comunidad culinaria. Más que un producto o electrodoméstico, el EB 333 es un vivo testimonio del futuro de la empresa.

"Con motivo de nuestro 333 aniversario, nos pareció el momento adecuado para rejuvenecer y rebautizar este icono. Espíritu vanguardista y alma de artesano: el EB 333".
Anterior
Siguiente

El más Gaggenau de todos nuestros productos.
Sven Baacke, director de diseño de Gaggenau.

Sven Baacke ha intervenido estrechamente en cada aspecto del desarrollo del EB 333. Sven explica por qué este horno es el mejor ejemplo de la filosofía de diseño vanguardista tradicional de Gaggenau. También avanza ciertas pistas sobre el futuro del EB 333.

"Ocupa un lugar central perfectamente equilibrado entre nuestro pasado y nuestro futuro".
Anterior
Siguiente

El EB 333, la historia del diseñador.
Janina Fey, diseñadora de Gaggenau.

Janina comparte los problemas, oportunidades y preocupaciones asociadas al nuevo diseño de algo tan emblemático e importante para la empresa y los consumidores. Era necesario incorporar avances tecnológicos y actualizar su aspecto, pero evitando a toda costa perder la importantísima alma del horno.

"Queríamos mantener su carácter original y atemporal."
Anterior
Siguiente

Lo imposible: crear el EB 333.
Jörg Neuner, del centro responsable de la marca Gaggenau en Lipsheim.

Jörg repasa los enormes desafíos a los que se enfrentaron los equipos de producción y cómo lograron crear lo imposible. Expone la cruda realidad asociada a la creación de una visión.

"Solo tenemos un proceso automático; el resto conlleva siempre la intervención de personas o es puro trabajo manual."
Anterior
Siguiente

Reflexiones sobre el acero inoxidable.
Sören Strayle, diseñador de Gaggenau

Antes convertirse en diseñador de Gaggenau, el contacto de Sören con la marca adoptó la forma del EB 378. Su padre, panadero, se compró uno como regalo de jubilación. Pocas recomendaciones mejores para un producto; quizás Sören estaba predestinado desde ese momento a trabajar en Gaggenau. El hecho de que participara en la siguiente generación del horno EB es testimonio de la longevidad de estos hornos. También es un poco poético.

"Este horno siempre me recordará a mi padre, panadero de profesión."
Anterior

1986
EB 374

1989
EB 378

1997
EB 388

2004
EB 388

2017
EB 333

Ver el horno EB 333
Siguiente

La fabricación de una obra genuina.

En 1986 el modelo EB 374 fue una revelación para Europa. Un proyecto personal de Georg von Blanquet, propietario de Gaggenau y apasionado chef privado, este enigmático, brillante y espacioso horno se inspiró en las cocinas con horno americanas. Con un revolucionario ancho de 90 cm, el horno estableció un concepto de diseño que transformó la cocina, y se convirtió en un icono prácticamente instantáneo y en favorito de los chefs privados. Tal era su diseño vanguardista que pocos cambios se introdujeron a lo largo de las siguientes tres décadas.