Gaggenau
[common.previous]

La sal
de la vida.

[common.next]

Angelo Garro (67) tiene dos pasiones en su vida: trabajar la forja y la cocina gourmet. Garro procede de Sicilia, aunque lleva 30 años forjando y cocinando en San Francisco. Su taller Renaissance Forge se ha convertido en el punto de encuentro de los amantes de la buena mesa.

Ahora, Garro ha hecho de su pasión un pequeño negocio: vende su propia sal para «omnívoros». «Mientras miraba a mi abuela y mi madre en Sicilia cocinando y poniendo las aceitunas en salmuera, aprendí a valorar la tierra y todos sus regalos, desde las verduras y las frutas hasta los jabalís». Hace ya tiempo que mezcla su propia sal, en una oda a la cocina mediterránea y los aromas de los alimentos naturales. La sal para omnívoros es una mezcla de hierbas ecológicas y sal marina recolectada en la región que desprende el aroma de la comida casera siciliana.

Animado por la excelente respuesta de sus amigos gourmets y cocineros, Garro inició una campaña de crowdfunding en Kickstarter. Más de 3000 seguidores apoyaron su idea de negocio. En la actualidad ya se pude comprar esta sal en tiendas especializadas y por Internet. Uno de los mayores fans de Garro es el famoso director alemán de cine Werner Herzog, amigo desde hace tiempo. «Nos conocimos e hicimos amigos hace 15 años. ¡Me parece increíble que Werner haya rodado una pequeña película para mí y haya impulsado mi proyecto en Kickstarter!», celebra Garro.

Garro prepara casi todos sus platos con su propia mezcla de sal ligeramente condimentada. Se basa en una receta secreta que ha ido mejorando con el tiempo: «Es la suma de todos mis conocimientos». Algunos de sus ingredientes son pimienta negra y roja, semillas de hinojo y diversas hierbas. La gran cocina, situada detrás de su taller de forja en un callejón del barrio de moda SoMa, le sirve de laboratorio donde experimenta con platos, sala jamones y salamis y también elabora dos tipos de vino tinto. «Todo gira en torno a la cooperación: reunirnos y cocinar juntos aquí, prensar las uvas o simplemente disfrutar de un cerdo asado».

Garro busca principalmente productos regionales y de temporada como guisantes o alubias de variedades antiguas. «Cuando llegué a San Francisco en 1980, estaba completamente perdido. Aquí, en el norte de California, tengo todo lo que necesito prácticamente frente a la puerta de casa».

Renaissance Forge es un nombre perfecto para el taller con cocina de Garro, sitaudo en pleno centro de San Francisco. Mientras frikis tecnológicos sorben sus cócteles en los bares de moda de enfrente, él trabaja en su viejo taller y se gana la vida como orfebre, sala carne y cocina comida casera para sus dos empleados o para los amigos que se pasan a verle, no importa si son apasionados cocineros por afición —como él mismo— o chefs de cocina con estrellas.

Garro también ofrece en su taller lecturas y grandes banquetes, el requisito es que se transmita pasión y respeto por la buena mesa. Sus invitados están rodeados por una curiosa mezcolanza de herramientas, barras de hierro, cacerolas y sartenes. Al observar con más atención, descubrimos bolsas apiladas de sal para omnívoros y grandes recipientes de madera con la aromática mezcla que utiliza Garro para sus carnes y pescados o que espolvorea generosamente sobre verduras y potajes.

La cocina de Angelo Garro se encuentra justo detrás de su fragua. Así puede disfrutar allí de la pausa, encender la vieja cafetera exprés o mirar en su cámara frigorífica para echarle un vistazo al guanciale o la soppressata que prepara él mismo mientras se enfría el trabajo de forja.

Texto: Steffen Heuer

Renaissance Forge

Más contenidos: Gastronomía y vinos

  • El café es una cultura

    Más
  • Jugar con fuego.

    Más
  • Nuevos aires.

    Más
  • Desde el espíritu
    de la naturaleza.

    Más
  • El sabor de la tierra.

    Más
  • El enólogo
    “rebelde”

    Más
  • Un sorbo
    de auténticas estrellas.

    Más
  • Las mejores
    enotecas de reciente apertura en el mundo.

    Más
  • Experimentos con
    sabor y sentimiento.

    Más
  • La sal
    de la vida.

    Más
  • El diablo
    entre los fogones

    Más
  • El sabor de
    Noruega.

    Más
Anterior 1 12 Siguiente