Gaggenau

Poesía
para las paredes.

Las paredes de blanco níveo ya son historia. Nos encontramos una vez más
disfrutando de paredes cubiertas de motivos históricos, diseños modernos o
distintos tipos de papel pintado y paneles creados por una empresa muy especial de Berlín.

Lo importante aquí son las emociones, según Ulrich Welter. La construcción de la casa ha finalizado, los clientes están contentos con sus líneas y ángulos pero todavía falta algo: el ambiente. Crear el ambiente adecuado es la especialidad de Welter. Su empresa, sita en el barrio berlinés de Schöneberg, se ha especializado en crear papeles pintados y paneles únicos para cubrir paredes y techos. La gama de materiales que utiliza incluye delicadas láminas de pan de oro, cuentas de cristal transparentes, resistente resina y una opulenta ornamentación en papel, tanto de naturaleza histórica como ultramoderna. Los revestimientos murales son el paspartú de la vida, afirma Welter.

Lo ideal es que dichos revestimientos reflejen la personalidad del cliente.

Entre los clientes de Welter se cuentan hoteles de renombre como el Adlon de Berlín, el Grand Hotel Heiligendamm, y el Negresco de Niza, así como firmas de alta costura como Dior y Chanel. Welter y su equipo experimentaron durante seis años antes de dar con el revestimiento mural adecuado, con una estructura craquelada que ahora decora la tienda insignia de Chanel. Los revestimientos de paredes de la empresa de Welter han adornado en repetidas ocasiones con su glamur las ceremonias de entrega de los Oscar, los Golden Globes y los Emmys.

Y es que Welter, un experimentado técnico publicitario, empezó construyendo decorados escénicos. Le gustaba ser capaz de crear distintos ambientes e ilusiones con la ayuda de tecnologías especiales. No obstante, le resultaba muy frustrante tener que destruir los decorados que había creado con gran meticulosidad una vez que estos habían cumplido su propósito. Un buen día se dio cuenta de que en lugar de hacer esto podría "crear decorados escénicos para la vida privada", revistiendo para ello paredes y techos de casas y pisos con colores, motivos y estructuras que son completamente individuales y de una belleza atemporal.

Un ejemplo del éxito que ha tenido este plan es la historia de un cliente de Berlín que compró recientemente una casa que Welter decoró hace más de 20 años. Durante los trabajos de rehabilitación del parquet resultó dañado el papel pintado. El cliente le pidió que lo restaurara para devolverle su esplendor inicial. Para Ulrich Welter esto no supuso ningún problema, ya que raras veces se deshace de un diseño. Sin embargo, también es selectivo a la hora de ampliar su gama de productos porque, por regla general, tarda varios años en desarrollar un nuevo modelo. Lógicamente, este tipo de trabajo concienzudo tiene su precio. De media, el papel pintado artesanal cuesta entre 150 y 400 euros por metro cuadrado, y los paneles murales entre 500 y 1000 euros por metro cuadrado.

Ulrich Welter se inspira a menudo en la naturaleza. Siempre que se va de vacaciones hace innumerables fotos de raíces, suelos, mampostería, hojas y otras estructuras insólitas. También le ayudan otros tres diseñadores, dos de los cuales son hábiles artesanos. "Cada uno aporta sus propias ideas", explica. Un buen ejemplo de esto son las Chameleon Beads, un panel que consiste en cuentas de cristal sobre un fondo de aluminio que cambia de color dependiendo de dónde se encuentre el observador. Este efecto es ideal para decorar hoteles o bares y Welter lo ha patentado.

Ulrich Welter crea "decorados escénicos para la vida privada" revistiendo paredes y techos con colores y motivos de una belleza atemporal.

¿Tienen sus clientes internacionales distintas preferencias en función de los países de los que proceden? "Las diferencias nacionales no son tan grandes como se podría esperar", nos cuenta. Él ha constatado que el carácter del cliente marca diferencias más grandes. "Es una cuestión de personalidad", explica Welter. Algunos clientes ya tienen las ideas muy claras sobre cómo quieren que sea el aspecto de sus paredes. No obstante, la mayoría de los clientes necesitan hablar largo y tendido sobre el color, la estructura y los materiales antes de encontrar la solución ideal.

¿Y qué veremos el día de mañana? "La tendencia es alejarse de los diseños excesivamente brillantes. Los clientes prefieren el bronce al oro y los colores turbios al rosa o al turquesa", afirma Welter. En su nuevo proyecto, la rehabilitación de un hotel de lujo de Berlín, su empresa puede poner en práctica algunas de sus nuevas ideas. "El propietario es lo suficientemente osado como para no contentarse con conservar un monumento histórico. En lugar de eso quiere reinterpretar la estructura básica del edificio", nos dice.

Ulrich Welter se inspira a menudo en la naturaleza. Está siempre sacando fotos de raíces, suelos, mampostería, hojas y otras estructuras insólitas.

Durante mucho tiempo, un ambiente purista y paredes de blanco níveo eran algo obligado entre los decoradores de interiores, pero en la actualidad los clientes sienten que esta estética resulta muy fría. Una vez más se permite a las paredes contar historias. Este cambio de tendencia ha quedado claramente demostrado en ferias de muestras como la "Maison et Objet" de París. Empresas tradicionales como la londinense Cole & Son y la añeja empresa Zuber, de Alsacia, están causando sensación con sus paisajes exóticos y sus motivos florales históricos; y la empresa inglesa Little Green está produciendo interesantes diseños de rayas y papeles pintados con sofisticadas texturas. De Gournay se especializa en exquisitas reproducciones pintadas a mano de estampados históricos, en particular de estampados chinos del siglo XVIII y diseños franceses del siglo XIX. Los clientes de la experta decoradora de interiores Birgit Otte han vuelto a pedirle papeles pintados para sus hogares. Tanto si sus clientes eligen las clásicas rayas para una entrada como un motivo con aves del paraíso para el salón, "el papel pintado ennoblece los espacios", explica.

En épocas de crisis e incertidumbre, la gente siente una mayor necesidad de crearse al menos un hogar confortable. El papel pintado puede inspirar a las personas para soñar y brinda a quien lo observa una breve pausa en el quehacer cotidiano.

Texto: Doro Bitz-Volkmer

Fotografía: Felix Brüggemann, Welter Wandunikate

La elección de revestimientos de pared abre una puerta íntima que te permite ver el carácter de una persona, nos cuenta Ulrich Welter.
Láminas metálicas de formas pentagonales, de distintas aleaciones y tonos, recubiertas con resina, son los elementos básicos de estos revestimientos de pared exclusivos (arriba).

Más contenidos: Diseño y cultura

  • El jardinero
    del universo.

    Más
  • El camino es la meta.

    Más
  • Un lienzo para la nueva cocina nórdica.

    Más
  • Poesía para las paredes.

    Más
  • Un fuego abrasador.

    Más
  • Arte hecho a mano.

    Más
  • Arte de vanguardia
    bajo los pies.

    Más
  • La luz,
    calidad de vida.

    Más
  • Un diseñador
    con aura.

    Más
  • Los que
    juegan con la luz.

    Más
  • Cuando el diseño
    se convierte en magia.

    Más
  • Cualquier cosa
    Brilla.

    Más
Anterior 1 12 Siguiente