Gaggenau

La luz,
calidad de vida.

Para el diseñador de iluminación muniqués Axel Meise tener la luz adecuada es algo primordial.

"La luz es esencial para la percepción. Sin luz no puedo percibir mi entorno, por eso es tan importante su calidad."

¿Hasta qué punto pueden ser llamativas las luces como objeto? ¿Deben armonizar con los espacios o marcar conscientemente un contraste? ¿Qué cualidad debe aportar la luz y qué debe iluminar exactamente? Combinar luces e iluminación es uno de los mayores retos que se plantean a la hora de crear ambientes. El especialista en iluminación y diseñador muniqués Axel Meise es uno de los pocos en el sector que puede ofrecer respuestas claras a estas cuestiones.

Con sus inconfundibles luces, diseñadas conjuntamente con el físico y socio Christoph Kügler, la marca de Meise "Occhio" ('ojo' en italiano) es un rayo de luz entre tanta confusión. Fundada en 1999, la empresa comenzó su andadura con una idea tan sencilla como revolucionaria: conseguir un sistema de iluminación multifuncional de diseño y forma homogéneos que se adaptara a las necesidades de cada espacio. Hasta ahora Meise se ha mantenido fiel a sí mismo: "Los sistemas de iluminación Occhio se caracterizan por un lenguaje formal coherente acompañado de una luz siempre perfecta y flexible", así explica Axel Meise su filosofía. Meise defiende que tener la luz adecuada "es algo primordial. Sin luz no puedo percibir mi entorno, por eso es tan importante su calidad."

Esta idea, su estudiada y gran línea, es lo que distingue a Occhio de otros muchos sistemas de iluminación. Su idea se basa en un sistema modular compuesto por cabezal y cuerpo, el "leitmotiv" funcional de todas las lámparas Occhio: los diferentes cabezales reflectores giratorios permiten obtener efectos luminosos específicos y son intercambiables gracias a un sencillo mecanismo de conexión.

Los clientes lo tienen claro. Dos tercios optan por equipar sus espacios privados con lámparas Occhio. El resto buscan que Occhio les ilumine en sus establecimientos, hoteles, restaurantes, bibliotecas, showrooms (también los de Gaggenau) e incluso edificios religiosos, como la mezquita Hasan Tanık de Ankara.

En su departamento de planificación o en sus salas de exposiciones de Colonia o Múnich, Occhio no solo ofrece soluciones a problemas de instalación, también ideas visionarias en cuanto a técnica y diseño. Y es que la calidad, en palabras del gerente, no solo es cuestión de un diseño discreto y elegante, también se puede encontrar en el interior de cada lámpara.

Gracias a un sistema antideslumbramiento que concentra y dispersa al mismo tiempo, la lente de cristal todoterreno, sello distintivo de Occhio, consigue una proyección perfecta de la luz. Más complicado es lo que hay detrás: si bien los halógenos funcionan con una tecnología relativamente sencilla y en todo caso deben ser regulables, la tecnología LED moderna requiere un sistema electrónico más complejo, de ahí que ofrezca mayor funcionalidad.

El IZB Residence Campus at Home de Martinsried, cerca de Múnich, es el primer hotel completamente equipado con lámparas Occhio.

Las últimas series de Occhio ocultan en el cuerpo importantes módulos para ofrecer una facilidad de manejo sin precedentes. Estas lámparas de precisión de diseño purista se pueden girar, voltear y, en parte, conectar, en todas las direcciones, pero además reaccionan a gestos realizados con las manos. Axel Meise se convierte en todo un mago cuando las activa y las controla con gestos sin ningún tipo de contacto. Como por arte de magia varía la intensidad de la luz y cambia la dirección del haz de abajo arriba.

Meise se refiere a esta diversidad como el "joy of light"; para él es un placer exprimir todas las posibilidades que ofrecen las luces. Y es que con gestos realizados con las manos, que también permiten guardar permanentemente un ajuste específico encontrado en un momento determinado, esa curiosidad no deja de alimentarse. Existe toda una gama de filtros y lentes con los que la luz Occhio puede seguir modificándose según el gusto y la ocasión.

Gracias a un sistema antideslumbramiento que concentra y dispersa al mismo tiempo, la lente de cristal consigue una proyección perfecta de la luz.

La aparición del LED es para Axel Meise todo un hito que marca un futuro que no ha hecho más que comenzar. En un tiempo récord se ha mejorado la calidad de la tecnología LED, que tiene más que superada su dudosa reputación de "fría" y "carente de alma". Sus carencias, como el insuficiente ancho de banda del espectro de luz y la deficiente reproducción del color que ello supone, están prácticamente subsanadas y su rendimiento no tiene nada que envidiar a los halógenos convencionales.

A diferencia de la tecnología de transición de las lámparas de bajo consumo decretada políticamente, el LED ha venido para quedarse y hacer posibles en el futuro efectos y funciones cuya diversidad de aplicación es difícilmente previsible hoy por hoy. "Aunque en el futuro no seamos capaces de distinguir la luz natural de la luz artificial, aunque el papel de la pared se ilumine o unos cristales luminosos en las ventanas conviertan la noche en día, seguirá habiendo fuentes de luz locales con todas sus funciones", presagia Meise.

El futuro de su empresa — Axel Meise no solo puede constatar su imparable crecimiento reencontrándose cada vez más con sus luces por todo el mundo, en ocasiones basta con mirar al lado: "Cuando hace poco llegaron vecinos nuevos y vi que llevaban consigo sus Occhio sentí una sensación indescriptible."

Texto: Wolf-Christian Fink

Fotos: Elias Hassos (retrato), Occhio (interior/productos)

www.occhio.de


Las luces Occhio, como el binomio "lui" y "lei", ocultan módulos en su cuerpo para ofrecer una facilidad de manejo sin precedentes: además reaccionan a gestos realizados con las manos.

Más información: Diseño y cultura

  • El jardinero
    del universo.

    Más
  • El camino es la meta.

    Más
  • Un lienzo para la nueva cocina nórdica.

    Más
  • Poesía para las paredes.

    Más
  • Un fuego abrasador.

    Más
  • Arte hecho a mano.

    Más
  • Arte de vanguardia
    bajo los pies.

    Más
  • La luz,
    calidad de vida.

    Más
  • Un diseñador
    con aura.

    Más
  • Los que
    juegan con la luz.

    Más
  • Cuando el diseño
    se convierte en magia.

    Más
  • Cualquier cosa
    Brilla.

    Más
Anterior 1 12 Siguiente