Gaggenau

El camino
es la meta.

En un rincón escondido y sorprendente del suburbano norte de Londres, los
diseñadores Tim Simpson y Sarah van Gameren, dueños del estudio Glithero,
crean una impresionante gama de muebles, productos e instalaciones.

Los productos de Glithero incluyen aviones de papel de hermosa composición, hechos con una máquina de doblar sobres, y bufandas tejidas con tarjetas perforadas de órganos musicales y un telar. Todos los artículos de Les French Furniture Series (mesitas de salón, estanterías) se fabrican primero en bambú y cera y después se moldean en bronce. Su colección Blueware utiliza técnicas tradicionales de dibujo técnico para obtener patrones de cerámica en blanco sobre fondo azul que recuerdan al clásico "jasperware" de Wedgwood. Como explica Simpson, se prensan, se secan y se aplican cuidadosamente muestras de hierbas a jarrones y baldosas vírgenes que después se tratan con productos químicos fotosensibles. Estos productos químicos se vuelven azules al exponerlos a la luz ultravioleta: cuando se eliminan las hojas de las hierbas queda una impresión de color blanco. Glithero tiene ahora cientos de hierbas guardadas en grandes contenedores de cristal. También inventaron una máquina que sirve de sala oscura y "da vueltas a los jarrones como se da vueltas a la carne de un kebab".

Este proyecto parece simple, comparado con el Poured Bar que el estudio diseñó para el salón de baile del hotel Corinthia de Londres. Para hacer este bar, Simpson, van Gameren y un pequeño ejército de colaboradores vertieron capas de hormigón de secado rápido, teñido en diferentes tonos de azul, en moldes de seis metros de longitud. Cuando cada capa se había endurecido, se le daba la vuelta y se colocaba en un marco de madera. El collage resultante de azul pulido sirvió de bar efímero para la ceremonia de entrega de los premios Bafta 2011 y eventos de la London Fashion Week.

Igualmente asombrosa resulta la instalación Burn Burn Burn, inspirada por el baile de Fred Astaire sobre el techo. En esta obra, una llama de pintura inflamable se desplaza lentamente por la pared, baila en el suelo, se sube a sillas y baja por las patas de las mesas dejando tras de sí un rastro carbonizado. "La idea era crear un momento animado para una gran reunión de personas, por ejemplo con motivo de una boda o un funeral", explica Sarah van Gameren. El concepto se le ocurrió en la cocina de su casa y creó la pintura con la ayuda de un químico. La pintura, cuenta, “tiene una textura de pasta serigráfica y puede teñirse del color que se desee".

Como ocurre con la mayoría de los proyectos del estudio, la elaboración del Poured Bar y de Burn Burn Burn contó con una elaborada coreografía y se grabó en vídeo. El trabajo de Glithero parece no tener fronteras. A primera vista, la mayoría de las obras parecen ser arte por amor al arte; pero todos los proyectos, ya sean grandes o pequeños, tienen un mensaje serio. En cada proyecto se graba su gestación, desde el momento en el que el diseño empieza de la nada. En palabras de Glithero, "el camino es la meta y la recompensa".

En Burn Burn Burn una llama se desplaza lentamente por la pared, baila en el suelo, se sube a sillas y baja por las patas de las mesas, conectando y unificando así los objetos. Sarah van Gameren creó una pintura inflamable en su cocina.

"Para nosotros el proceso es tan importante como el producto acabado", dice Tim Simpson. Nacido en 1982, es originario de Swindon, en el suroeste de Inglaterra. Sarah van Gameren nació en Utrecht (Países Bajos) en 1981. Se conocieron en 2005 cuando estudiaban diseño de productos en el Royal College of Art. Los proyectos universitarios de Simpson incluían un conjunto de telescopios accionados con monedas pensados para reinventar el paisaje urbano. Van Gameren, por su parte, trabajó en The Big Dipper, su proyecto de graduación. Era una máquina que fabricaba velas para lámparas de araña introduciendo mechas en tinas con cera derretida. Producto y performance a la vez, The Big Dipper hizo realidad el ciclo de vida de las lámparas de araña de Van Gameren, desde el momento en el que se concibió el producto hasta su fundido y desaparición.

"Nos dimos cuenta de que teníamos mucho en común", cuenta Tim Simpson. "Los dos queríamos explorar aspectos de la producción en serie, el consumo y la estética accidental". Este interés les llevó a establecer una relación personal y creativa, y en 2008 nació su estudio. (Glithero es el nombre de soltera de la madre de Tim Simpson). También escribieron un manifiesto, "Miracle Machines and the Lost Industries" (Las máquinas milagrosas y las industrias perdidas), que versa sobre la relación del ser humano con las máquinas. El objetivo del folleto es estimular, criticar y añadir profundidad al diseño. "Cuanto más sepamos sobre los métodos de fabricación, menos estaremos a merced de los grupos industriales que solo se mueven por el beneficio", explica el opúsculo. "Cuando se entiende y se racionaliza, un objeto resulta más tangible y gratificante. Si somos capaces de establecer con él un vínculo afectivo más profundo, lo valoraremos más".

Tim Simpson y Sarah van Gameren, que se conocieron en el Royal College of Art, crearon su estudio Glithero en 2008, y se convirtieron en pareja.

Se trata de una forma poética de relacionarse con el diseño que, espera Glithero, creará una conexión entre el ser humano, las máquinas y el diseñador. "Queremos que el mundo acepte su responsabilidad", explica Tim Simpsom. "Entender el producto —su origen, la forma en que se fabricó y el pensamiento subyacente— lo cambia todo".

Texto: Josephine Grever

www.glithero.com

Para la colección Blueware se aplicaron muestras de hierbas a jarrones y baldosas vírgenes que se trataron después con productos químicos fotosensibles que se vuelven azules cuando se exponen a la luz ultravioleta.

Más contenidos: Diseño y cultura

  • El jardinero
    del universo.

    Más
  • El camino es la meta.

    Más
  • Un lienzo para la nueva cocina nórdica.

    Más
  • Poesía para las paredes.

    Más
  • Un fuego abrasador.

    Más
  • Arte hecho a mano.

    Más
  • Arte de vanguardia
    bajo los pies.

    Más
  • La luz,
    calidad de vida.

    Más
  • Un diseñador
    con aura.

    Más
  • Los que
    juegan con la luz.

    Más
  • Cuando el diseño
    se convierte en magia.

    Más
  • Cualquier cosa
    Brilla.

    Más
Anterior 1 12 Siguiente