Gaggenau

Arte de vanguardia
bajo los pies.

Ya sea en un elegante apartamento o en un chalet minimalista, las alfombras de exquisito diseño con los más variados motivos vuelven a estar de moda. Se diseñan por ordenador, que calcula, igual que los tejedores tradicionales de Asia, dónde debe ir cada nudo.

Primero volvió el color a las paredes, ahora también a los suelos. Atrás quedan los insulsos vestíbulos o las frías baldosas que hacían los espacios poco acogedores. Las alfombras han vuelto.

Durante mucho tiempo, modernos interioristas y sus clientes asociaron el término "alfombra" a las aburguesadas persas de nuestros abuelos o a las prácticas moquetas, pero la imagen de las alfombras ha dado un giro radical. Los clientes muestran interés y reconocen las calidades de las buenas alfombras: una agradable sensación del espacio, un efecto insonorizante, la acentuación de espaciosas salas, el suave tacto, el material noble.

Las nuevas alfombras retoman la estética gráfica del colorido kílim y las alfombras bereberes y la llevan un paso más allá. El encanto de las nuevas alfombras radica en aunar los acabados tradicionales con una variedad casi interminable de formas y diseños que pueden crearse digitalmente para después convertir los píxeles en nudos.

Diseñadores y fabricantes como Jan Kath, Alexandra Kehayoglou y Luke Irwin han revolucionado el diseño clásico de las alfombras. Los diseños se inspiran en los años sesenta, como en el caso de los patrones Op-Art de Patricia Urquiola para Ruckstuhl, o en África, como los modelos de Studio Job para Moooi; otros tienen influencias del estilo otomano (Hussein Chalayan) o bien se asemejan a enormes bocetos (Carsten Fock para e15). La lluvia de ideas de las empresas Walter Knoll, The Rug Company, Golran, Edelgrund, Nanimarquina, Hay y Danskina lo demuestra: hoy por hoy ya nadie puede decir que las alfombras son aburridas.

Los diseños de Jan Kath juegan con motivos tradicionales...

Suzanne y Christopher Sharp de The Rug Company eran coleccionistas antes de fundar su empresa de alfombras. Cuatro años en Riad e innumerables incursiones por los zocos de la ciudad les convirtieron en expertos. "Al principio se escogen las alfombras según los gustos, pero llega un momento en que se descubren las historias y tradiciones que esconden, los diferentes nudos, los diversos materiales. Las alfombras crean adicción cuando empiezas a interesarte por ellas", afirma Christopher Sharp.

De vuelta a Londres, comerciaban con alfombras antiguas y se toparon con un nicho de mercado: "La gente no quería lo mismo que sus abuelos, sino algo diferente, más moderno, aunque no sabía exactamente qué", explica Suzanne Sharp. Comenzó a crear sus propios diseños, patrones geométricos en colores intensos; en Nepal la pareja encontró un tejedor de alfombras cuyo trabajo satisfacía sus altas exigencias. "Ocurre como con el aceite de oliva: el proceso, el tipo de elaboración, marca la calidad del producto", afirma Suzanne Sharp. "La calidad y la sostenibilidad son el nuevo lujo", dice Christopher, su esposo.

…mientras The Rug Company busca los diseños de artistas y diseñadores contemporáneos como Consuelo Castiglioni.

Actualmente The Rug Company cuenta con 25 establecimientos en todo el mundo y colabora con diseñadores como Vivienne Westwood, Tom Dixon, Jonathan Adler o Paul Smith.

Jan Kath, natural de Bochum (Alemania), reinventa la alfombra oriental jugando a alterar los patrones digitalmente, decolorar colores y envejecer los materiales de forma artificial. Recientemente presentó la colección "Spacecrafted", explosiones de color entrelazadas semejantes a una visión de las lejanas galaxias a través del telescopio Hubble.

Nanimarquina también tiene en mente formas nuevas.

Hijo de un vendedor de alfombras de la región del Ruhr, retomó la profesión de sus padres tras dar un pequeño rodeo. Anduvo un tiempo de mochilero en Katmandú, hasta que se le acabó el dinero y se puso a trabajar como controlador de calidad en una fábrica de alfombras. Cuando el propietario de la fábrica le propuso vendérsela, no se lo pensó dos veces y comenzó con sus propios diseños. Desde entonces, y a sus 42 años, se ha convertido en pionero de una nueva tendencia en el mundo de las alfombras. Cuenta con clientes como Bill Clinton, e incluso algunos jeques de los Emiratos prefieren decorar sus yates con diseños de Jan Kath antes que usar alfombras orientales tradicionales.

Muchas de las empresas de alfombras del diseñador producen en Nepal. Los terremotos que sacudieron la zona en abril y mayo afectaron gravemente a las familias de los tejedores y tejedores en los pueblos del valle de Katmandú; Jan Kath, Luke Irwin y los Sharp prestaron su apoyo con paquetes de ayuda, ventas especiales y respaldo económico.

"Military Brocade Roomset" de Alexander McQueen para The Rug Company.

A miles de kilómetros, en la periferia de Buenos Aires, Alexandra Kehayoglou trabaja en exquisitos paisajes textiles en un atelier unido a El Espartano, la fábrica de sus padres. Uno de ellos, una gran alfombra compuesta por pequeñas islas de lana verde, que más parece un paraje cubierto de musgo que una alfombra, fue utilizado por el diseñador de moda belga Dries van Noten en su desfile Prêt-à-porter de París en septiembre de 2014 como pasarela para su colección de verano. Al finalizar el desfile, las modelos se recostaron, como si de elfos se tratara, sobre la esponjosa y ondulada obra de arte. Desde entonces no le faltan encargos a esta diseñadora de 33 años. "A muchas personas les cuesta imaginar que una alfombra pueda ser arte", afirmaba Kehayoglou en una entrevista en el New York Times. "Pero quizás esa idea pueda cambiar."

Texto: Marie-Sophie Müller

www.jan-kath.com

www.therugcompany.com

www.alexkeha.com

www.nanimarquina.com

La alfombra pradera es una pieza única de Alexandra Kehayoglou.

Más contenidos: Diseño y cultura

  • El jardinero
    del universo.

    Más
  • El camino es la meta.

    Más
  • Un lienzo para la nueva cocina nórdica.

    Más
  • Poesía para las paredes.

    Más
  • Un fuego abrasador.

    Más
  • Arte hecho a mano.

    Más
  • Arte de vanguardia
    bajo los pies.

    Más
  • La luz,
    calidad de vida.

    Más
  • Un diseñador
    con aura.

    Más
  • Los que
    juegan con la luz.

    Más
  • Cuando el diseño
    se convierte en magia.

    Más
  • Cualquier cosa
    Brilla.

    Más
Anterior 1 12 Siguiente